Roger Zelazny es un estadounidense de letras, aficionado a mezclar con maestría y erudición las artes de la ciencia ficción con la mitología durante la primera mitad de su carrera literaria. La segunda mitad la consagró a la fantasía.

«Tu, el Inmortal» fue escrita en su primera década como escritor, que empezó con apenas 30 años.
El libro salió a la luz en el 66, justo entre medias de 3 premios Hugo y 2 Nébulas: un periodo fecundo y de gran calidad (esta novela se llevó el Hugo de su año). Al año siguiente escribiría su novela más famosa, «El señor de la luz» (dedicada a la mitología hindú); a partir de ahí comienza su fase dedicada a la fantasía que, a mi, no me gusta tanto.

El escenario de «Tu, el Inmortal» es una Tierra despoblada y casi abandonada tras un apocalipsis nuclear. Queda una pequeña colonia de post-humanos, al servicio de los veganos, dirigida por nuestro protagonista que se encarga del mantenimiento del planeta, que ahora funciona como parque temático para los extraterrestres de Vega. El libro es, en realidad, una novela de aventuras: presenciamos como Conrad Nomikós, el Inmortal, asume la seguridad del vegano Cort Myshtigo durante su visita a nuestro planeta, no tanto para garantizar el estudio de éste de la Tierra como destino turístico sino para velar por los intereses de lo que queda de nuestra raza y de nuestro mundo.

Zelazny conoce bien los mitos y sabe manejar en este libro para cada personaje un arquetipo del panteón griego. Destaca lo bien urdidos que están muchos personajes, aunque destaca que hay unos pocos que están someramente bosquejados. Con todo, el relato mantiene la tensión: uno va descubriendo un paisaje cada vez más amplio y va conociendo la extravagante y larga vida del protagonista.

El personaje del protagonista es muy interesante, le ha dado tiempo a vivir muchas vidas, puesto que, aunque es muy viejo, aún no ha muerto. En cada época o cada una de sus vidas ha batallado abierta o soterradamente siempre por el bienestar (hasta donde pudo) y la supervivencia de la Tierra. Es un guardián, un vigilante, sabio. Como el diablo, más sabio por viejo que por diablo.

La trama me pareció a veces demasiado ágil, aludiendo primeramente a cosas que se explican después, y hay alusiones y situaciones que el lector ha de deducir e imaginar. Esto, aunque añade encanto a la lectura, un par de veces me descolocó. No se si sólo me ha pasado a mi, o es un efecto que buscaba el autor.

Esta novela es el desarrollo y continuación de la narración «... and call me Conrad», finalista del premio Nebula del 66.

Tags: 
autor: 
Roger Zelazny
Editorial: 
Ediciones Martínez Roca
ISBN: 
9788496173163
Genero: 
Paginas: 
175